Opinión

Un poquito de hambre, un poquito de frío